logo 130ugt cumplimos

Enseñanza
Ene 30 2020

Cartel del IV concurso de Audiovisuales

Hoy 30 de enero con motivo del Día Mundial de la No Violencia y de la Paz lanzamos el IV concurso “Aulas por la convivencia – Aulas por la interculturalidad”.

La convivencia escolar una preocupación y un reto para la comunidad educativa. En este sentido, desde FeSP-UGT, en nuestro compromiso por avanzar en la construcción de una educación inclusiva creemos en la necesidad de potenciar espacios en la red y mensajes audiovisuales que promuevan el intercambio y el aprendizaje para fomentar la solidaridad y la interculturalidad.

Desde la Secretaria Mujer y Políticas Sociales de FeSP-UGT junto a Enseñanza FeSP-UGT en esta cuarta convocatoria queremos que los proyectos audiovisuales del IV Concurso de Audiovisuales “Aulas por la convivencia – Aulas por la solidaridad” se centren en la importancia de la interculturalidad en las aulas en la actualidad. Es fundamental que para prevenir los mensajes de odio se creen en las aulas espacios que fomenten el conocimiento entre personas diferentes, información veraz y de calidad sobre las diferentes culturas y religiones para hacer de las aulas del presente espacios fundamentales para desarrollar un futuro de convivencia intercultural.

Queremos reconocer el trabajo que se realiza en los centros para educar en el respeto y la convivencia y en consecuencia convocamos el IV Concurso de Audiovisuales “Aulas por la convivencia – Aulas por la solidaridad” donde se podrán presentar trabajos desde el 30 de enero, Día mundial de la No Violencia y la Paz hasta el 3 de abril.

IMPORTANTE:
La duración máxima de los vídeos es de 3 minutos.
La fecha límite de entrega es: 3 de abril de 2020.
Más información en las Bases del Concurso y en el Díptico del Concurso.

Ene 30 2020

2a9a2c1203d8756066a27264f3c1698d L

En el Día escolar de la paz y la no violencia, que se celebra cada año en los centros escolares, las secretarías de Enseñanza y de Mujer y Políticas Sociales de FeSP-UGT promueven por cuarto año consecutivo el concurso de audiovisuales ‘Aulas por la convivencia’ haciendo hincapié en la contribución de la interculturalidad en las aulas.

La convivencia escolar es una preocupación y un reto para la comunidad educativa. Por ello, en nuestra tarea por avanzar en la construcción de una educación inclusiva, consideramos necesaria la potenciación de espacios en la red y de mensajes audiovisuales que promuevan el intercambio y el aprendizaje para fomentar la solidaridad y la interculturalidad.

El sindicato tiene el compromiso de fomentar experiencias positivas que permitan construir relaciones basadas en el reconocimiento de la diversidad, el respeto y la convivencia, el ejercicio efectivo de los derechos y la igualdad de oportunidades, de manera que se prevenga cualquier tipo de discriminación en las aulas.

Actualmente se está produciendo una intromisión externa en el desarrollo cotidiano del proceso educativo, por lo que desde UGT reclamamos la no injerencia en la labor de los docentes y apostamos por que sean los centros educativos los lugares idóneos para el entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión, y por tanto para aprender a convivir en valores para la tolerancia, la solidaridad, la concordia y el respeto de los derechos humanos y la no violencia y la paz.

La educación para la paz y la no violencia es una línea fundamental de la educación en valores, esencial para fortalecer la convivencia en los centros escolares, para trabajar contra el discurso del odio y la radicalización y para la resolución pacífica de conflictos. Para lograr la paz, es imprescindible aprender a evitar la violencia y comprometerse con formas pacíficas de resolución de conflictos cada día, lo que incluye una apuesta educativa por la no violencia en nuestras aulas.
De cara a la nueva ley educativa, UGT defiende la incorporación de una asignatura de valores ético-cívicos obligatoria para todo el alumnado de la enseñanza obligatoria, que tenga entre sus objetivos consolidar en el alumnado el aprendizaje de los valores sobre los que se asientan los principios de solidaridad, respeto a la diversidad y cooperación; así como contribuir al logro de las competencias básicas, especialmente de aquellas relacionadas con la comunicación, la resolución pacífica de conflictos, el trabajo cooperativo, la empatía, la igualdad de oportunidades y la diversidad…

El Sector de Enseñanza de FeSP-UGT considera que las Administraciones educativas han de hacer una apuesta contundente en apoyo a la libertad de los docentes en el desarrollo de su labor y aportar las herramientas necesarias para profundizar en una educación integral del alumnado.

Enseñanza Concertada: ¿De dónde viene nuestro salario?

El 22 de enero de 2020 aparecieron publicados en el BOE los módulos de conciertos para el año 2020.

P. Recientemente, se ha anunciado una subida salarial para los empleados públicos ¿Nos afecta?

R. ¡Sí! Gracias al II Acuerdo Gobierno-Sindicatos para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo, la Enseñanza Concertada tiene el mismo incremento en los "módulos de conciertos de 2020". Recuerda que somos empleados de un servicio público y que dicho Real Decreto-ley recuerda textualmente:

“Se incluyen también los Módulos económicos de distribución de fondos públicos para sostenimiento de centros concertados.”

P. ¿Qué quiere decir que los Módulos económicos de conciertos de 2020 suben un 2%?

R. Los "módulos económicos de conciertos" es la cantidad económica a que se refiere el concierto educativo.

El importe del módulo económico por unidad escolar se fijará anualmente en los Presupuestos Generales del Estado y, comprende: a) Los salarios del personal docente, incluidas las cotizaciones por cuota patronal a la Seguridad Social que correspondan a los titulares de los centros.; b) Las cantidades asignadas a otros gastos, que comprenderán las de personal de administración y servicios, las ordinarias de mantenimiento, conservación y funcionamiento, así como las cantidades que correspondan a la reposición de inversiones reales. Asimismo, podrán considerarse las derivadas del ejercicio de la función directiva no docente. En ningún caso, se computarán intereses del capital propio. Las citadas cantidades se fijarán con criterios análogos a los aplicados a los centros públicos; c) Las cantidades pertinentes para atender el pago de los conceptos de antigüedad del personal docente de los centros privados concertados y consiguiente repercusión en las cuotas de la Seguridad Social; pago de las sustituciones del profesorado y los derivados del ejercicio de la función directiva docente; pago de las obligaciones derivadas del ejercicio de las garantías reconocidas a los representantes legales de los trabajadores.

P. Por tanto, ¿qué repercusiones tiene en los salarios de los trabajadores?

R. Una subida salarial en la nómina de los trabajadores de las Enseñanzas Concertadas, tanto ordinaria como de Educación Especial del mismo importe que para los trabajadores del sector público, un 2%.

P. ¿Qué sindicatos negocian y firman el II Acuerdo Gobierno-Sindicatos para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo?

R. FeSP-UGT, CCOO y CSIF.

P. Y el salario del PAS y trabajadores de niveles no concertados?

R. Aunque el incremento de los módulos también lo es para la partida de "Otros gastos", de la que sale el salario del PAS, al no tener pago delegado desde la Administración, esto sí que es materia de negociación colectiva.

P. Entonces, ¿las tablas salariales del convenio colectivo para que sirven?

R. Para que las empresas reflejen el importe de la subida (2%) en las nóminas de los trabajadores. Aunque éstas se firmen más tarde, los trabajadores recibirán dicha subida con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2020.

P. Por tanto, ¿los sindicatos firmantes de las tablas salariales del pago delegado del Convenio Colectivo ratifican lo que FeSP-UGT ya ha firmado en otro ámbito superior?

R. Sí.

Ene 20 2020

PIN Parental. De aquellos barros estos lodos

 
Racismo institucional para limitar y condicionar los proyectos educativos de los centros
 
Hace ya algunos meses que el partido  de extrema derecha Vox  y entidades ultra católicas afines, iniciaron una campaña de acoso a los y las profesionales que trabajaban  en materia de protección a víctimas de violencia machista,  en materia de igualdad de género, y también respecto a los derechos y colectivo LGTBI. Después nos presentaron su discurso sobre lo que denominan  el  “PIN parental”, que, tal como ellos lo definen, responde a la obligatoriedad de los centros educativos en pedir autorización a las familias respecto a la educación que reciben sus hijos e hijas. En realidad este PIN que proponen sólo constituye un limitado derecho de veto de las familias sobre algunas materias impartidas por los centros educativos, en concreto, la educación sexual, la coeducación y la sensibilización contra la discriminación por orientación sexual. Aunque es una petición de Vox, debemos recordar que el “PIN parental” se ha impuesto en Andalucía y Murcia, gracias al apoyo de otros dos partidos políticos, PP y Ciudadanos. Así mismo, coincidiendo con el inicio del curso escolar, la entidad ultraconservadora Hazte Oír, dio un paso más allá, de su conocido autobús homóbo, y comenzó en septiembre una campaña enviando 23.000 ejemplares del impreso que denominan “PIN parental” a la dirección de los centros educativos con un libro titulado ‘Dejad a los niños en paz. Una respuesta ciudadana al adoctrinamiento de género’.
 
Y aquí nos encontramos, discutiendo sobre si es razonable pensar que las familias deben tener derecho a decidir sobre la educación que reciben sus hijos. En cualquier movimiento de acción, la historia ya nos ha enseñado que se produce un movimiento de reacción, afortunadamente; y en este sentido, la movilización, contra este radicalismo reaccionario que pretenden incidir, condicionar y fiscalizar los proyectos educativos de los centros y su programación general anual e incluso las competencias reguladas legalmente de los órganos colegiados o de su profesorado establecido en la Ley educativa, ya está en marcha con cantidad de ejemplos de centros educativos que se manifiestan en contra y de forma más organizada a través de la  Plataforma Estatal por la Escuela Pública, quienes el 4 de noviembre a través de un comunicado exigíamos “una repulsa unánime contra todas aquellas organizaciones o partidos políticos que anteponen su interés particular y reaccionario al interés superior del menor y su derecho a la educación, y solicitando reuniones, por la vía de urgencia con la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, y con los diferentes partidos políticos del arco parlamentario”
 
"La conducta no racista y discriminatoria se fomenta y logra desde el conocimiento, la apertura de ideas, la comunicación y la libertad de conciencia"
 
Por supuesto, desde la Federación de empleados y empleadas de los Servicios Públicos de la UGT (FeSP-UGT) compartimos, como miembros de la Plataforma, su denuncia y demandas, pero además en este artículo queremos hacer una reflexión y hacer un poco de historia para recordar de donde nos vienen estos lodos.  Recordemos que para propagar cualquier práctica racista o que ampare la discriminación de cualquier colectivo, la élites y movimientos ultraconservadores, van tejiendo un discurso que para tener calado entre la ciudadanía debe ser presentado como coherente,  y dicha coherencia como verosímil, es decir, debe haber una relación entre causa y consecuencia, aunque la coherencia no responda a la realidad, y además hay que mantenerlo en el tiempo para que poco a poco, mentira tras mentira, repetida muchas veces se convierta en casi verdad.
 
Lo cierto es que si miramos hacia atrás, España ya tuvo una materia que abordaba todos estos contenidos en la educación, Educación para la Ciudadanía, aprobada en 2007 por el Gobierno socialista, como cumplimiento de los objetivos y contenidos marcados por el Programa Mundial de Naciones Unidas para la Educación en Derechos Humanos  y las directivas y recomendaciones del Consejo de Europa . Dicha asignatura fue rechazada desde el principio por la jerarquía católica y el PP, hasta que finalmente en el año 2012, una vez en el gobierno, el PP la eliminó como asignatura y  la sustituyó por  una asignatura de educación cívica y constitucional, una asignatura ‘libre de cuestiones controvertidas’ y ‘no susceptible de adoctrinamiento ideológico, según explicaba el Ministro Wert.
 
Ya en ese año, desde el sindicato nos preguntábamos por qué el Gobierno del PP elegía como una de las primeras acciones en materia de educación (en un momento de duras políticas de recorte en el sistema educativo) la modificación de la asignatura Educación para la Ciudadanía. La razón no era otra que el PP, antes en la oposición y ahora en el Gobierno, y bajo la presión de los sectores más conservadores de la iglesia católica; seguía entendiendo la educación asignada a la escuela, exclusivamente, como la transmisión de conocimientos, reservando a la asignatura de religión y al ámbito privado la educación en valores y la educación para la ciudadanía. No le interesaba que el alumnado se formara y reflexionara sobre igualdad. En cualquier caso, nos viene bien recordar qué incomodaba de la asignatura Educación para la Ciudadanía a la derecha española en el año 2012. Haciendo un análisis detallado de las modificaciones propuestas en el Proyecto de Real Decreto de modificación del RD 1513/2006 y del RD 1631/2006, sobre los objetivos y contenidos de la asignatura, vemos que: 
 
- La eliminación de conceptos y contenidos respecto al reconocimiento de la diversidad en los modelos familiares y la diversidad en la orientación sexual. 
- Omisión total de los aspectos emocionales y afectivos como parte del aprendizaje y desarrollo personal. 
- Eliminación del estudio y reflexión sobre las causas que provocan la violación de derechos humanos, la pobreza y la desigualdad. 
- Eliminación del estudio y análisis de la desigualdad de género. Se eliminó de los objetivos cualquier referencia a este ámbito. 
- Por último, la descabellada idea contenida en el proyecto de Decreto, vinculando el concepto de nacionalismo a exclusión social (nacionalismo excluyente), colocado además en el mismo párrafo donde se aludía al terrorismo, a los Estados fallidos, y al fanatismo religioso. Constituía tal dislate que tuvo      que ser retirado, como consecuencia de la protesta de la Generalitat de Cataluña. 
 
Estamos ante un momento diferente, porque ahora los voceros del discurso se llaman Vox y entidades afines, pero todo forma parte de una política iniciada hace muchos años por la derecha en España. Quizá, aprendamos ahora que para ellos es fundamental manejar bajo sus ideales el sistema educativo y empecemos entonces a entender lo importante que es preservarlo y garantizar su funcionamiento de calidad para todos y todas. Tal y como se reconoce en las declaraciones y documentos a nivel internacional y en el seno de la UE, la conducta no racista y discriminatoria se fomenta y logra desde el conocimiento, la apertura de ideas, la comunicación y la libertad de conciencia; valores y condiciones estas que deben ser enseñados, inculcados y comunicados desde la educación formal, en las escuelas, institutos y universidades, mediante la educación no formal, y también en el hogar y en el lugar de trabajo. 
 
Como vemos, nada nuevo en el discurso neoliberal que solo ve al alumnado como capital económico, al alimentar la desigualdad entre unos y otros, frente al fin último de la educación, que es más bien la calidad de la vida humana, donde no solo debemos ser técnicamente competentes, sino también eticamente responsables. Sí estamos ante un momento diferente, porque ahora los voceros del discurso se llaman Vox y entidades afines, pero todo forma parte de una política iniciada hace mucho tiempo por  la derecha en España. Quizá, aprendamos ahora que para ellos es fundamental manejar bajo sus ideales el sistema educativo y comprendamos lo importante que es defender e invertir en una educación ética, porque solo la ética, ha sido desde los anales de la historia, la conciencia vigilante y combativa ante todo adoctrinamiento.
 
Defendamos, desde todos los rincones y posiciones, y por supuesto, desde nuestro sindicato, la  educación en igualdad, la lucha contra la violencia de género y el discurso del odio y alcemos la voz para contrarrestar las influencias que conducen al temor y la exclusión de los demás, ayudando a los niños y niñas y jóvenes a desarrollar sus capacidades de juicio independientes y de razonamiento crítico y ético porque solo así podremos cambiar el mundo.